Ver mas

Entrevista a Eugenia Denari: El futuro es hoy

04.12.2017
La ingeniera y directora de Marketing de Google, Eugenia Denari, afirma que la tecnología ya es una extensión de las personas y asegura que el desafío es enseñar a las máquinas a pensar, “la inteligencia artificial es la cara oculta o la magia que existe detrás de los dispositivos móviles, por eso Google está enfocada en estos espacios”.

Hace más de diez años, la ingeniera en informática Eugenia Denari leyó en un diario que Google desembarcaba en la Argentina y buscaba recursos humanos. Mandó su curriculum y al día siguiente una recruiter desde San Francisco, Estados Unidos, le escribió para agendar entrevistas presenciales y por video conferencia. “Fue un sueño hecho realidad”, recuerda Denari, que actualmente es directora de Marketing de la empresa para Argentina, Chile y Perú. Si bien en ese entonces la compañía aún no había adquirido YouTube, no existía Android, Chrome ni Pixel, Denari asegura que Google ya tenía la magia que hoy sigue sintiendo al ser parte de una empresa, que según sus palabras, “busca cambiar el mundo y hacerlo un mejor lugar para las próximas generaciones”.

¿En qué aspectos profesionales ayudó su perfil de ingeniera para desenvolverse en Google?

Ser ingeniera me permitió tener una visión estratégica de largo plazo y la pasión por resolver problemas. La ingeniería te permite hacer preguntas donde todos ven un problema. Cuando trabajás en una empresa de tecnología, el entorno se mueve a un ritmo veloz y el tipo de talento que desarrolla la ingeniería es ideal para hacer frente a esta dinámica y saber manejar el cambio constante.

¿Cuáles son los problemas a los que se enfrenta cotidianamente en Google?

Son muy diversos. Uno de los desafíos que desvelan a los ingenieros hoy es enseñar a las máquinas a pensar. Estamos naturalizando cosas muy fascinantes, como que un programa informático pueda reconocer el spam o diferenciar un perro de un gato, sin que nadie los haya etiquetado antes. Muchos de nosotros quizás escuchamos hablar de la inteligencia artificial y pensamos automáticamente en una película de ciencia ficción o en laboratorios con robots. Lo que no todos saben es que utilizamos inteligencia artificial en muchas de nuestras actividades diarias sin siquiera notarlo. El aprendizaje automático o machine learning es una rama de la inteligencia artificial que permite que un software “aprenda” por sí mismo en lugar de ser programado. Esto implica “entrenar” al programa a través de ejemplos, para que pueda detectar distintos patrones entre miles de datos, experiencias e información del entorno.

¿Y qué rol tienen los ingenieros en ese proceso?

Jugamos un papel muy importante, pero no sólo los ingenieros en informática. Los avances en el campo de la inteligencia artificial han tenido una fuerte influencia en las diferentes áreas de la ingeniería civil. Los nuevos métodos y algoritmos que están apareciendo permiten a los ingenieros usar estas nuevas técnicas de maneras diferentes y sobre problemas de diversa naturaleza, como por ejemplo la hidrología y la construcción. Sin embargo, para que un profesional sepa moverse en el mundo de la inteligencia artificial es necesario que tenga conocimientos y habilidades en al menos tres dimensiones: capacidades notables relacionadas con las matemáticas y la estadística; saber programar, manejar almacenes de datos; y por último, conocer el campo en el que va a aplicar la tecnología. Si bien hoy mi rol no es formar parte directamente de estos proyectos, como ingeniera, estar dentro de una compañía que se plantea estos desafíos, es un gran motor y una motivación constante.

¿Qué desafíos tiene hoy la profesión respecto a la inteligencia artificial?

El principal rol de los ingenieros hoy es abocarse a desarrollar esta tecnología al mismo tiempo que se amplía el poder de cómputo que la habilita. Ocurre que todo este nuevo campo necesita un enorme poder de proceENTREVISTA – El futuro es hoy “La inteligencia artificial es la cara oculta o la magia que existe detrás de los dispositivos móviles, por eso Google está enfocada en estos espacios”. 15 16 samiento para llevarse a cabo, algo que estamos logrando con nuestra tecnología de Cloud Computing. El otro gran aporte es poner esta tecnología al servicio de todos. Abrirla, compartirla. Por eso en gran medida nuestros proyectos de inteligencia artificial son abiertos. Por ejemplo, poniendo una librería de código abierto, llamada Tensor Flow, al alcance de cualquiera. Hoy es usada por una granja en Japón para clasificar pepinos o por una oceanógrafa en Australia para dar seguimiento a los ejemplares de dugongo, una especie similar al elefante marino en peligro de extinción.

¿Qué ejemplos de inteligencia artificial aplicada a los productos de Google puede darnos?

El aprendizaje de las máquinas mejora las funcionalidades de muchos de nuestros productos, la mayoría de los cuales son completamente gratuitos. Algunos ejemplos son el Asistente de Google y la aplicación de Google en el teléfono, que reconocen la voz convirtiendo sonidos en palabras, para lo cual utilizamos el aprendizaje profundo para mejorar el reconocimiento de voz y el procesamiento del lenguaje natural para entender lo que la persona quiere decir. Otros ejemplos son Google Fotos, donde es posible buscar cualquier cosa desde “abrazos” a “perros” gracias a que el sistema utiliza nuestro último sistema de reconocimiento de imágenes, y el traductor de Google, que usa la traducción automá- tica. Por otra parte, YouTube también utiliza el aprendizaje automático para subtitular más de mil millones de videos en 10 idiomas, haciéndolos más accesibles a los 300 millones de personas sordas o con problemas de audición en todo el mundo. Y también utilizamos estas técnicas para la recomendación de nuevos videos. Finalmente, una innovación que presentamos hace muy pocos días y que vale la pena agregar es Google Lens, un sistema de reconocimiento basado en la visión computacional que entiende lo que el usuario está viendo a través de la cámara y permite ejecutar alguna acción en función a lo que ve y su contexto.

En Google es la responsable de Marketing para la región. ¿Cómo se vincula la ingeniería con el marketing? 

Si bien parece alejada de estos grandes desafíos de la ingeniería, el área de Marketing en Google es uno de los caminos a través de los cuales se motorizan muchas de nuestras iniciativas y se le da escala a los productos creados por los equipos de desarrollo. En Google tenemos ENTREVISTA – El futuro es hoy Una joven preparada y con trayectoria E ugenia Denari es ingeniera en informática de la Universidad Católica Argentina y MBA del IAE Business School. También cursó estudios de marketing en la Universidad de Wharton (Estados Unidos) y en el IAE. Realizó un intercambio de estudios de ingeniería en la Universidad de Parma. Hoy, a los 34 años, es Country Marketing Manager para Google Argentina, Chile y Perú, donde trabaja hace diez años con la misión de ayudar a usuarios, pymes y grandes empresas a sacarle el máximo provecho a la web. Antes fue Gerente de Marketing de Producto para Argentina, Chile, Perú, Colombia (2010) y manejó la estrategia publicitaria gráfica de AdSense para gran parte de América Latina (2006- 2010). El año pasado fue nominada por pares de la industria como CMO del año. Hasta 2015, ocupó la vicepresidencia de la Asociación de Marketing Directo e Interactivo en Argentina y participa en el equipo Women@Google, que busca inspirar a otras mujeres a trabajar en la industria tecnológica. Fue seleccionada por Clarín como parte de un grupo de mujeres de Argentina destacadas y también entre los principales graduados de la Facultad de Ingeniería de la UCA. Le fascina jugar al tenis, cocinar y viajar. 17 un concepto que es 10x (diez equis), que significa que pensamos innovaciones que puedan provocar mejoras 10 veces mayor que el punto de partida. Esto solo se logra con economía de escala y en eso el área de Marketing es crítica porque es el eslabón que genera más usuarios y multiplica la llegada de los productos. Además, en este proceso de generación de volumen, también se obtiene un invaluable feedback, que es lo que entregamos luego a los equipos de producto para que hagan mejoras constantemente. Es un proceso donde la palabra iterar es clave y por eso muchos de nuestros productos se presentan en “beta”, lo que significa que aún no están listos, porque falta que el usuario los complete junto a nosotros.

¿Cómo se puede graficar esa evolución hecha de manera colaborativa?

Pensemos tan sólo en nuestro producto más usado, el buscador. En 2016 se hicieron más de 1600 mejoras. Esto es debido, en parte, a cómo evoluciona la tecnología, pero también a cómo cambia el usuario. En este ciclo todas las áreas son importantes en Google, porque es un proceso de evolución constante fruto de la interacción entre producto y usuarios. Este circuito nos obliga a poner desafíos claros, metas muy precisas, resolver muchos problemas en el camino y sobre todo medir constantemente. Nada que tenga más sentido para un ingeniero, aunque mi equipo se completa con gente de disciplinas muy diversas que enriquecen el proceso notablemente.

En la Semana de la Ingeniería que organizó el CAI usted señaló que Google es una empresa que busca cambiar al mundo al organizar la información para hacerla universalmente accesible para todos. ¿Puede ampliar el concepto? 

Es tan literal y ambicioso como suena. Nos parece natural tener actualmente acceso a un nivel de información que no tiene precedentes en la historia del hombre. Internet democratizó el conocimiento como nunca antes, poniendo al alcance de todos, cosas reservadas para las élites o para un sector privilegiado de la sociedad. Esto aplica para el conocimiento formal, para la información científica y para muchos otros campos, pero hay uno que es especialmente significativo y que me gustaría ejemplificar aquí: el arte. A través de la plataforma Google Arts & Culture, un área específica de Google llamada Google Cultural Institute, se ha puesto como misión promover y preservar la cultura, poniendo a disposición del público material cultural importante, para conservarlo digitalmente y para educar e inspirar a las generaciones futuras.

¿Cómo se materializa ese plan?

El trabajo que hace en conjunto con museos, archivos e instituciones culturales de todo el mundo, es reunir colecciones y piezas para que el público general pueda explorarlas. Este es sin duda un excelente ejemplo de esta democratización. Hoy cualquier persona desde su casa puede visitar las maravillas del mundo o recorrer los pasillos y las obras de arte de miles de museos. Esto era impensable.

El concepto de organizar la información del mundo para luego hacerla accesible para todos a través de un buscador podría ser la obra de ingeniería más grande de la historia. ¿Es para usted una obra de ingeniería? 

Es difícil circunscribirla a una disciplina. Es cierto que Google es una empresa creada por ingenieros y donde sin dudas son grandes protagonistas. Pero también en Google la diversidad es un pilar fundamental. Creemos firmemente en que el trabajo con personas de diferentes formaciones, orígenes, experiencias y vivencias, nos hace crecer como compañía. Sin dudas la misión de Google es factible. Lo más importante es el impacto positivo que tiene en el día a día de millones de personas alrededor del mundo. Acercándoles información y conocimiento cuando lo necesitan y mejorando su vida cotidiana.

Google estuvo enfocada los últimos años en hacer que sus productos funcionen de la mejor manera en los teléfonos móviles. Pero ahora el enfoque de la compañía está puesto en ofrecer un servicio a medida del usuario al incorporar inteligencia artificial a sus productos. ¿Es así? 

Son dos conceptos absolutamente complementarios. La inteligencia artificial de hecho cobra vida precisamente en los dispositivos móviles. Un ejemplo sencillo es Google Fotos, un producto móvil por definición, ya que las fotos cada vez más se toman desde celulares. Ese producto cuenta detrás con todo el poder de la inteligencia artificial para poder organizar y administrar ese contenido complejo y desestructurado. La inteligencia artificial es la cara oculta o la magia que existe detrás de los dispositivos móviles, por eso Google está enfocada en estos espacios.

¿Existe algún producto en particular de Google que por las características de la sociedad y del mercado es el que más expansión tendrá en los próximos años?

La experiencia nos indica que es menos relevante la forma que tomen los productos que los conceptos que operan detrás. Sin dudas la tecnología se está transformando en una extensión de las personas, un ayudante personal, un asistente. Eso nos ocurre hoy con los dispositivos móviles cuando queremos ir a algún lugar, hacer algo, aprender algo o comprar algo. Cada vez más las tecnologías estarán embebidas en productos que nos ayudan a realizarnos como personas. El asistente de Google es un buen ejemplo de cómo eso se implementa a nivel hogareño. Funciona con inteligencia artificial y sirve para contestar preguntas y realizar tareas. También nuestra Google App opera de manera similar, asistiéndonos en todos esos momentos clave en los que recurrimos a nuestro celular para obtener ayuda.

¿Qué particularidades podría señalar del perfil de usuario de un argentino respecto del perfil de usuario promedio o de otras partes del mundo?

El argentino suele adoptar la tecnología de forma espontánea y muy rápida. Es lo que llamamos un país early adopter. Otra cosa que nos diferencia es que tenemos un emprendedurismo fascinante, donde convive nuestro rol de usuarios con el de productor activo. Este año fueron 4 las startups argentinas que participaron de nuestro principal programa para impulsar emprendedores en San Francisco (llamado Launchpad) e inauguramos un espacio específico para ellos junto a Area3, un lugar físico pero también un espacio de networking donde se conectan para compartir y crecer. Esto es algo que nos caracteriza como argentinos, de lo que tenemos que estar orgullosos y que tenemos también que fomentar. Me alegra además ver en este mundo también muchos ingenieros que están incursionando en el emprendedurismo. El espíritu emprendedor del argentino, combinado con las habilidades propias que tienen y adquieren aquellos que se forman en la ingeniería, constituyen una alquimia maravillosa para recorrer este camino de innovación que está marcando al mundo.

¿Es posible imaginarse el rol que tendrá Google en la sociedad dentro de diez años?

Seguiremos trabajando para hacer la vida más fácil a las personas y tratando de tener el mayor impacto en cada lugar donde estemos. Para eso trabajamos día a día.

¿Qué ramas de la ingeniería son las más requeridas en el sector y cuáles cree que las serán en un futuro cercano?

Sin duda en la diversidad está la clave. Todos tenemos nuestras particularidades y pueden ser muy enriquecedoras en el entorno adecuado. Nuestro desafío es hacer convivir estas diferencias para lograr obtener lo mejor de cada uno. Creemos que la diversidad de perspectivas, ideas y culturas nos impulsa a crear mejores productos y servicios. Como compañía, nos esforzamos para nivelar el campo de juego en todo el mundo y crear un ambiente de inclusión, tanto en el mundo de Internet como en nuestro lugar de trabajo. Esa diversidad promueve la innovación y trabajamos a diario para fomentar y preservar esta cultura que es parte de nuestro ADN.

¿Qué porcentaje de ingenieros integran los recursos humanos de Google?

Este dato es muy variable de acuerdo al área, al tipo de oficina o al país. Vale aclarar en este punto que para cada puesto que se busque cubrir en Google, se evalúa el candidato de manera integral. El título formal es importante pero es un dato en una hoja de vida mucho más completa. En ese sentido, Google contempla habilidades y experiencias en forma independiente de la formación académica. Esto hace que tengamos profesionales con formaciones muy variadas y diversas. Dicho esto, el porcentaje de ingenieros varía mucho en función de los candidatos que van aplicando para trabajar en Google. Excepto en puestos muy específicos donde se busca una formación determinada, este es el abordaje general.

Desde el punto de vista profesional, ¿qué es lo más importante que usted le aportó a Google y qué es lo que Google le dio a usted?

Google me dio la posibilidad de abrir la cabeza a un mundo sin fronteras, de aprender y crecer en mi carrera 10X. Yo le aporté a Google una pasión tremenda, empuje y ganas de hacer crecer el negocio en Argentina, Chile y Perú.

¿Qué consejos le daría a un ingeniero que quisiera trabajar en una empresa de estas características o emprender desarrollos dentro del sector en el que se desenvuelve Google?

Que nunca se detenga, que pruebe y se equivoque, que fracasar y seguir intentando es la manera correcta. Que es un mundo lleno de posibilidades. El futuro es hoy.

© Copyright 2011 - Ragcyt