Ver mas

El problema de las matematicas mas dificil de resolver

25.03.2019
Solo dos mujeres han ganado los dos premios mundiales mas prestigiosos de esta ciencia

La estadounidense Karen Uhlenbeck se ha convertido este martes en la primera mujer en ganar el Premio Abel, considerado el Nobel de las matemáticas y entregado desde 2002 a un total de 19 hombres. Las mujeres científicas han sido en numerosas ocasiones desplazadas a un segundo plano y su trabajo apenas ha obtenido reconocimiento. Lo ocurrido en el Premio Abel no es una excepción. Lleva años sucediendo con los Premios Nobel o con la medalla Fields, una prestigiosa distinción que se entrega desde 1936 cada cuatro años a un máximo de cuatro matemáticos menores de 40 años. Desde entonces, solo una mujer ha sido galardonada: la iraní Maryam Mirzakhani en 2014.

“La situación en estos premios de gran relevancia es dramática. Al no premiar a las mujeres, parece que no hacemos cosas importantes”, afirma la matemática Marta Macho Stadler, profesora de la Universidad del País Vasco y coordinadora del blog Mujeres con Ciencia. Achaca la situación a la pequeña proporción de mujeres que son propuestas para optar a este tipo de premios y a los sesgos implícitos “que hacen que ellas sean juzgadas con más dureza”.

Varios estudios han demostrado que existe un sesgo sutil sobre las capacidades de las mujeres dentro de la ciencia que no solo les afecta en la concesión de premios. Un estudio publicado recientemente en la revista médica The Lancet demostraba que ellas encuentran más dificultades a la hora de recibir financiación para sus proyectos. Otro publicado en PNAS en 2012 sugería que los profesores universitarios, independientemente de su género, evalúan de manera más favorable una candidatura para director de laboratorio si va firmada por un hombre.

Existe un techo de cristal en la ciencia que impide a las mujeres llegar a los puestos de responsabilidad en las instituciones. Ana Bravo, profesora titular de la Universidad Autónoma de Madrid y presidenta de la Comisión de Género del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), niega haber sentido ningún tipo de discriminación a lo largo de su carrera, pero reconoce que “es posible que algunas mujeres se encuentren obstáculos y circunstancias que frenen la carrera investigadora”: “Hacer un doctorado y continuar en la carrera de investigación es muy duro. Estás con contratos malísimos hasta en ocasiones los 40 años. A lo mejor un hombre se lo puede permitir más porque no está pensando en temas de maternidad que vayan a parar su carrera. También hay empresas que prefieren contratar a un hombre que a una mujer en edad de tener hijos”.

 
El problema de las matemáticas más difícil de resolver
 

Solo un equipo diverso puede ser representativo de la sociedad y ayudar reducir los sesgos. Así lo afirma Patricia Contreras Tejada, investigadora doctoral en el ICMAT y cofundadora de la asociación de mujeres matemáticas WOMAT, que explica que los datos con los que los algoritmos son entrenados están condicionados por nuestros conocimientos y prejuicios: “La diversidad “es crucial para entrenar a los algoritmos a no perpetrar los sesgos todavía más”. Sobre todo en un momento en el que decisiones que antes eran tomadas por humanos relativas a la contratación de personas, la concesión de créditos o incluso las sentencias judiciales ya son tomadas por algoritmos.

En algunas comisiones de premios o en contrataciones para investigadores está empezando a haber observadores cuyo trabajo consiste en detectar estos sesgos, que están presentes en todo tipo de organizaciones. Incluso en la universidad. “He escuchado a profesores de mi departamento decir que piensan que la carrera ha bajado de nivel desde que hay más mujeres estudiando matemáticas”, explica Macho.

Existen “micromachismos y una discriminación sutil que está funcionando todos y cada uno de los días del año”. Entre otras actitudes y comportamientos sexistas, denuncia cómo a veces no se escucha a las mujeres, se les interrumpe o se les pide que no hablen tanto. Recuerda cómo cuando ella estudiaba, detectaba comportamientos paternalistas y un trato diferente a sus compañeros hombres que “te van haciendo perder un poco de confianza en ti misma”: “Pensaba que me gustaban las matemáticas e investigar, pero ¿a qué precio?”.

Falta de confianza

Pero esta falta de confianza en las chicas comienza mucho antes. Las niñas se creen menos capaces que los niños a la hora de alcanzar objetivos que requieran habilidades científicas, según los datos del último informe PISA de 2015. Macho también detecta la inseguridad en sus actuales alumnos. “Cuando hago una pregunta en general a la gente en el aula, ellos responden muy rápido porque no tienen miedo de equivocarse. Ellas solo dicen algo en público cuando están muy seguras porque les han dicho, de manera consciente y no consciente, que tengan cuidado con lo que dicen y sean prudentes”.

El problema de las matemáticas más difícil de resolver

El número de mujeres matriculadas en matemáticas en España ha descendido en los últimos años hasta el 37% en el curso 2016-2017, según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Este porcentaje se mantuvo en torno al 50% de 1985 a 2005. “Estamos transmitiendo a las chicas de manera inconsciente que de alguna manera eso es difícil para ellas. Además, no sé que estamos haciendo mal porque tampoco vemos a tantas mujeres que quieran hacer después un doctorado”, afirma Bravo. Solo un 30% de los alumnos que cursaron en 2016-2017 un máster son mujeres y fueron solo un 28% de quienes hicieron un doctorado.

La solución, según las expertas consultadas, pasa por fomentar el trabajo de mujeres referentes. En ese sentido, el premio que acaba de recibir Karen Uhlenbeck es muy importante. “Empodera y da autoridad a las mujeres como científicas de gran nivel. Nos da un subidón terrible. Hay que animar a las personas a que propongan a esas grandes mujeres porque sí las hay”, cuenta Macho.

Pese a que el trabajo de las científicas no ha sido muy reconocido a lo largo de la historia, ha habido grandes mujeres matemáticas. El trabajo de Katherine Johnson fue esencial para que los astronautas Neil Armstrong y Edwin Aldrin consiguieran en 1969 pisar la Luna por primera vez en la historia.Emmy Noether es conocida por sus contribuciones a principios del siglo XX en los campos de la física teórica y el álgebra abstracta. Y hay mentes brillantes como Sophie Germain, que ya a comienzos del siglo XIX realizó importantes contribuciones a la teoría de números y la teoría de la elasticidad. “Es una ejemplo de una gran científica que podía haber escrito mejor sus matemáticas si hubiera recibido una formación. A la gente les sorprende que haya habido muchas mujeres matemáticas. Las matemáticas no requieren ningún instrumento. Solo requieren de tu cabeza. ¿Y a quién le pueden prohibir pensar?”, concluye Macho.

© Copyright 2011 - Ragcyt