Ver mas

CONICET: Callejon sin salida

28.05.2018
Para Franchi, presidenta de la RAGCyT, esto no es un achique, sino que estamos en una situacion terminal en la que el sistema cientifico puede quedar reducido a una cuestion cosmetica, para mostrar que algun investigador/a gana tal o cual premio. Ese sistema cientifico no le sirve a la Argentina.
Por Nadia Luna   
__

Agencia TSS – Desde hace dos años, directores de centros de investigación pertenecientes al CONICET vienen reclamando por la demora en la ejecución de fondos y recortes en los subsidios. En marzo, la situación empeoró: muchos no habían recibido la primera cuota del año para gastos de funcionamiento, mientras que, a quienes sí les llegaba, descubrían que el monto era igual o inferior a la primera cuota del año pasado, sin contemplar siquiera una compensación por la inflación. Por esta razón, 172 directivos de institutos de todo el país, casi el 70% del total, entregaron una carta al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, y al presidente del CONICET, Alejandro Ceccatto, en la que solicitaban una reunión y reclamaban “que se tomen medidas urgentes para revertir las tendencias regresivas”.

Ayer, diez directores provenientes de diversas provincias se reunieron con Barañao y Ceccatto en representación de los firmantes en el Polo Científico Tecnológico de Palermo. También estuvieron presentes el secretario de Planeamiento y Políticas del MINCYT, Jorge Aguado, el secretario de Articulación Científico-Tecnológica, Agustín Campero, y el subsecretario de Coordinación Administrativa, Rodolfo Blasco. “Nos vamos sin una solución concreta”, dijo el físico Juan Pablo Paz, director del Instituto de Física de Buenos Aires (IFIBA–UBA/CONICET), tras la reunión. “Les preguntamos si estaban dispuestos a asistir a las reuniones de la Comisión de Presupuesto del Congreso para reclamar más presupuesto y nos ofrecimos a acompañarlos, pero dijeron que esa no era su función”, agregó.

Paz contó que “hubo momentos muy tensos” durante el encuentro. Uno de ellos fue cuando “nos hicieron un cálculo para decirnos que si uno tenía en cuenta el incremento del presupuesto desde 2016 hasta ahora había aumentado casi un 100% y por lo tanto el poder de compra se había mantenido. Se equivocaron de audiencia. Nosotros, al igual que muchos otros colegas,venimos haciendo todos los cálculos. Básicamente les dijimos ‘nos están cargando’”, dijo el investigador.

En el CCT Centro Nacional Patagónico (CENPAT) recibieron la visita de funcionarios del Ministerio de Modernización y están preocupados por el achicamiento del sistema científico-tecnológico.

Andrea Gamarnik, directora del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (Instituto Leloir/CONICET), coincidió: “¿Cómo van a decirnos que no se perdió poder adquisitivo? Venimos representando a 172 directores de institutos que están viviendo la realidad del día a día y que no pueden enfrentar los gastos cotidianos”.

La directora del Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFYBO–UBA/CONICET), Ana Franchi, dijo que otro momento de tensión se produjo cuando “se puso en duda si los jóvenes que fueron ingresando a CONICET habían estado bien evaluados. Nosotros conformamos, con nuestros colegas, las comisiones asesoras, por lo que estaban poniendo en duda nuestra tarea. Le dijimos a Ceccatto que se estaba comportando como un interventor”.

La merma en los ingresos a la Carrera de Investigador del CONICET (450 cupos a otorgarse en abril de 2019, por lo que este año no habrá ingresos) fue otro de los puntos discutidos. “Dicen que lo correcto es que entren 450. Ellos insisten en que han puesto en orden al CONICET pero eso no explica que hoy no podamos pagar la luz. Además, los ingresantes del año pasado todavía no han sido nombrados y hay retrasos en la designación de personal técnico y administrativo”, indicó Franchi.

A esta altura del año, los responsables de las Unidades Ejecutoras del CONICET siguen sin saber cuál será el presupuesto anual para afrontar los gastos de sus institutos. Una de las pocas certezas que obtuvieron fue que Roberto Salvarezza no será nombrado miembro del Directorio del CONICET por el Área de Ciencias Exactas y Naturales, a 20 meses de haber sido el más votado por sus colegas. Al respecto, las autoridades lo justificaron con demoras burocráticas iniciales y que ahora es incompatible con el cargo de diputado, y aseguraron que está por firmarse el decreto de designación de Roberto Rivarola, del Centro Científico Tecnológico (CCT) Rosario, el segundo más votado del área.

En la comitiva de directores que asistió a la reunión, hubo representantes de diversas provincias para dejar claro que la crisis es federal y no una cuestión porteña. Raquel Chan, directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL–Universidad Nacional del Litoral/CONICET) viajó desde la provincia de Santa Fe. “Según Ceccatto, él se reunió con las autoridadesde los CCT (Centros Científicos Tecnológicos, que nuclean a las Unidades Ejecutoras por región) y ellos debían transmitirnos a los directores que ‘todo está garantizado’. Sin embargo, nos dicen que no pueden sacar una resolución diciendo cuál va a ser el monto total del presupuesto porque para eso tienen que contar con el dinero y hoy no lo tienen. Por lo tanto, no sabemos hasta cuándo tenemos que estirar la cuota que nos llegó en marzo”, enfatizó

La merma en los ingresos a la Carrera de Investigador del CONICET (450 cupos a otorgarse en abril de 2019), generó diversas movilizaciones a lo largo del año.

En representación del CCT Centro Nacional Patagónico (CENPAT) estaba Rolando González-José, director del Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas (IPCSH–CONICET). “Hay cierta jactancia de que ‘no hubo despidos en el CONICET’, pero en dos años y medio de no renovación de cargos administrativos y técnicos hay una disminución de la planta. En nuestro centro tenemos nueve cargos menos durante esta gestión”, ejemplificó. También habló del rol del Ministerio de Modernización en el conflicto, cuyos funcionarios están realizando visitas a diversos institutos del CONICET, entre ellos el CENPAT. “No está claro qué es lo que se espera de estas visitas. Nuestra impresión, teniendo en cuenta el contexto de retracción del sistema científico y la sucesión de despidos en organismos como INTI, INTA y SENASA, es que la evaluación de una planta óptima apunta a un achicamiento”, sostuvo el investigador.

Antes de asistir a la reunión, los directores concurrieron a la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Cámara de Diputados de la Nación, invitados por su presidenta, la diputada Daniela Castro (FPV), para hablar sobre la situación de los institutos. Los investigadores les pidieron a los legisladores presentes, entre los que no había ningún representante del oficialismo, que hagan un esfuerzo por convencer a sus pares para que se apruebe el proyecto de ley que contempla un aumento progresivo del presupuesto en ciencia y tecnología que ya obtuvo media sanción en el Senado.

Acerca de si hubo un compromiso para una segunda reunión con las autoridades del MINCYT, los investigadores dijeron que se habló de la posibilidad pero sin una fecha concreta. “Les ofrecimos trabajar juntos, les preguntamos qué acciones podemos iniciar para apoyarlos y salir a buscar más presupuesto, pero si no son capaces de reconocer que estamos en una situación crítica es difícil tener un punto de partida en común. De todas maneras, creo que fue un primer acercamiento”, afirmó Gamarnik. Para Franchi, “esto no es un achique, sino que estamos en una situación terminal en la que el sistema científico puede quedar reducido a una cuestión cosmética, para mostrar que algún investigador gana tal o cual premio. Ese sistema científico no le sirve a la Argentina”.

© Copyright 2011 - Ragcyt